PRODUCCIÓN

1

EL PROCESO DE FUSIÓN

EL MEJOR ALUMINIO, LA MEJOR BASE

Aprox. el 25% del aluminio es adquirido por miembros de la iniciativa “Aluminium Stewardship Initiative” (ASI) que respalda la conformidad con las estrictas exigencias en materia de sostenibilidad y contribuyen a la obtención de un aluminio de la más alta calidad. Las barras de aluminio se escanean con códigos de barras, para garantizar su rastreabilidad.

La aleación de aluminio se calienta a unos 760 grados. A continuación se saca el aluminio del horno y se mide la temperatura, antes de depurarlo y continuar procesándolo. Mediante aditivos se pueden mejorar las propiedades y garantizar una calidad óptima.

En cada lote de transporte se toma una muestra, y se verifica el cumplimiento de las especificaciones mediante la medición de la densidad y el análisis de espectro.

 

2

LA FUNDICIÓN

DESDE ABAJO HACIA ARRIBA

Las llantas se fabrican mediante un proceso de fundición a baja presión. El aluminio fundido se transporta, mediante la aplicación de presión de gas, desde el horno de calentamiento a través de un tubo ascendente hasta la coquilla de acero.

A continuación se lleva a cabo el control visual de calidad. Se elimina la rebaba de moldeo y se mide la llanta.

 

3

RAYOS X

EXAMINAMOS HASTA EL MÁS MÍNIMO DETALLE

Cada llanta se radiografía con un equipo de rayos X totalmente automático y se comprueba al 100%. Un programa especial reconoce el diseño y comprueba que la calidad de la llanta se ajuste a los requisitos específicos del cliente.