Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia de navegación. Si continua navegando por este sitio, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre privacidad aquí. Puede obtener más información sobre privacidad aquí.

Aceptar.

Departamento médico

de nuestra planta de producción en España

Fecha: 31. agosto 2020

Para nosotros, la salud y la seguridad de nuestros empleados es de crucial importancia, por lo que nos hemos marcado el objetivo de reducir al mínimo el riesgo de accidentes laborales en nuestras 13 plantas de producción del RONAL GROUP. Si embargo, si un empleado enferma, se siente mal o se lesiona, en el departamento médico de cada planta se ocuparán encantados de ese compañero. Pero, ¿qué ocurre cuando pasa algo imprevisto, como ocurrió a comienzos de año en nuestra fábrica en España?

En nuestra planta española en Teruel, un empleado del departamento de pintura sufrió un paro cardiaco durante el turno de noche y, hasta que llegó la ambulancia, un grupo de compañeros de su mismo departamento le practicaron masajes cardíacos y respiración boca a boca. Según expresaron los médicos, que llegaron media hora después de la llamada de emergencia, la intervención y el compromiso de nuestros empleados salvaron la vida de este trabajador.

Hemos aprovechado esta ocasión para preguntar a nuestro departamento médico local sobre sus cometidos y sobre la valiente intervención de los compañeros.

Mercy y Cristina, ¿desde cuándo trabajan para el RONAL GROUP y cuáles son sus cometidos cotidianos en la planta?

Mercy:
Desempeño mis funciones como médica de empresa en RONAL desde noviembre de 2019.

Cristina:
Trabajo como enfermera diplomada en la empresa desde abril de 2018.

Las funciones cotidianas que realizamos en consulta abarcan, entre otras, la toma de tensión arterial y el seguimiento de los trabajadores diagnosticados con hipertensión, administración de vacunas, primeros auxilios ante heridas y quemaduras así como seguimiento y evolución de las mismas, realización de vendajes compresivos y de inmovilización, extracción de cuerpos extraños oculares, programación de exámenes médicos anuales en colaboración con el Servicio de Control de la Salud externo, solución de procesos administrativos relacionados con la salud, reposición de los botiquines de primeros auxilios y revisiones de los DESA (desfibriladores externos semiautomáticos).

¿Con qué problemas suelen acudir los empleados a ustedes?

Una de las causas más frecuentes de visita a nuestra consulta son las lesiones musculares por sobresfuerzo, para las cuales hemos realizado unas Jornadas de Sensibilización Postural y Estiramientos llevadas a cabo por una fisioterapeuta, quien, durante media hora, realiza estiramientos y explica a los empleados cómo evitar lesionarse al realizar sus labores. Este tipo de actividades tienen una excelente aceptación por parte de los empleados.

Gracias a las medidas de prevención y al equipo de Control de la Salud, son cada vez menos los accidentes laborales, aunque todavía sigue apareciendo algún que otro caso aislado. Por otro lado, el servicio médico de la empresa tiene un papel cada vez más cercano a los trabajadores, que ya no solo se presentan ante una urgencia, sino que también acuden a nosotros para recibir orientación sobre cómo mejorar su salud y aprender a evitar situaciones de riesgo.

¿Qué es lo que más les gusta de su trabajo? ¿Cuáles son los retos principales?

Lo que más nos gusta de nuestro trabajo es la posibilidad de ayudar a los trabajadores ante situaciones de emergencia y poder contribuir a prevenir situaciones de riesgo para su salud.

Consideramos que los principales retos del servicio médico son: lograr la minimización de daños tras los posibles incidentes acaecidos durante la jornada laboral y establecer una relación de confianza con los trabajadores para que estos perciban el servicio como un aliado dentro de la empresa.

¿Qué opinan de la intervención nocturna de sus compañeros?

La intervención realizada por los compañeros ha sido un acto verdaderamente heroico, donde demostraron auténtico liderazgo. Ante situaciones de este tipo, muchas personas tienden a bloquearse y mantener una actitud pasiva, todo lo contrario que nuestros empleados, que supieron aplicar de manera inmediata sus conocimientos de primeros auxilios y RCP, salvando la vida de su compañero. Sin su actuación, las consecuencias podrían haber sido nefastas.

¿Reciben los empleados formación regular para estar preparados para este tipo de intervenciones?

En nuestra sede, el personal recibe cursos de formación periódicos en primeros auxilios y el uso de desfibriladores semiautomáticos. Por otro lado, contamos con cinco equipos de reanimación semiautomáticos distribuidos entre las dos plantas de la empresa, que están disponibles para su uso inmediato en caso necesario, como ha sucedido en esta ocasión.

En el momento del paro cardiaco, estaban presentes cinco compañeros del departamento de pintura (Fernando, 25 años en RONAL, encargado de pintura, José, 20 años en RONAL, David, 20 años en RONAL, Josua, 6 meses en RONAL y Ángel, 2 años en RONAL), además de un técnico de mantenimiento (Manuel, 8 meses en RONAL). Hemos preguntado también a los compañeros implicados:

¿Cómo vivieron la situación?

Con nervios, pero con la ideas claras sobre cómo proceder.

¿Tuvieron claro enseguida que debían actuar y ayudar?

Desde el primer instante reconocimos los síntomas de un infarto de miocardio, procediendo con el protocolo de actuación de primeros auxilios.

Antonio, el operario que sufrió el infarto, nos comenta por vía telefónica:
¡¡Siempre estaré infinitamente agradecido a mis compañeros, gracias a su rápida actuación y a su valentía, sigo vivo. Soy consciente de que me habéis salvado la vida, compañeros!

Nota:
Las fotos se hicieron antes de la aparición de la pandemia de coronavirus.